Historia

Tres son las orientaciones principales que han llevado al nacimiento del enfoque estratégico:

El desarrollo de la perspectiva sistémica.

El nacimiento de la epistemología constructivista.

El trabajo clínico de Milton H. Erickson.

Adoptar una perspectiva sistémica significa desplazar completamente la atención del por qué sucede un fenómeno, por qué existe un síntoma, a cómo este síntoma se mantiene en el presente. Lo importante de la perspectiva sistémica en la terapia estratégica es la adopción de la causalidad circular: poner atención en cómo un problema persiste en el aquí y ahora.

El presupuesto base del constructivismo es que no existe una única realidad, sino tantas realidades que varían según el punto de vista que escogemos para observarla. También deriva del constructivismo el concepto de realidad de primer orden, es decir las propiedades físicas de las cosas, y la realidad de segundo orden o la percepción del significado que nosotros le damos a las cosas. Milton Erickson fue el primero en utilizar las preescripciones de comportamiento. Este aspecto de las preescripciones es quizás el más original de la terapia estratégica. Otro concepto clave de Erickson es el que concierne a la eliminación del síntoma. Él sostenía que uno de los primeros objetivos terapéuticos tenía que ser el hacer que la persona sufriera lo menos posible, lo antes posible.