No soy fan de los libros de autoayuda, y os diré por qué: Porque en el mejor de los casos banalizan situaciones complejas y ofrecen soluciones que se limitan a una lista de sloganes trillados y lugares comunes. En el peor de los casos rayan en la charlatanería. Si decidimos que “12 reglas para vivir. Un antídoto al caos” de Jordan B. Peterson pertenece a este género, entonces nos encontramos con una excepción notable.

Peterson es un psicólogo clínico canadiense que da clases en la Universidad de Toronto. Ha tenido una enorme repercusión mediática a través de su canal de Youtube, y su crítica al postmodernismo y a la corrección política le han convertido en un polemista excepcional. Para él, lo cultural tiene una base biológica innegable.

Pero vamos con las famosas reglas:

1) Enderézate y mantén los hombros hacia atrás.

La postura puede tener bastante que ver con nuestro estado emocional. Necesitamos serotonina, evitar el estrés en lo posible. “Erguirse físicamente también implica, invoca y supone erguirse metafísicamente”. ¡Al leer este capítulo, en mi cabeza sonaba Get Up, Stand Up de Bob Marley!

2) Trátate a ti mismo como si fueras alguien que depende de ti.

Intenta solucionar tus problemas como si ayudaras a otra persona.

3) Traba amistad con aquellas personas que quieran lo mejor para ti.

“Si te rodeas de personas que apoyan tus aspiraciones, estas no tolerarán ni tu cinismo ni tus tendencias destructivas”. Los amigos y la importancia de las influencias. Evitar a gente chunga. Aspirar a un ideal.

4)  No te compares con otro, compárate con quien eras tú antes.

Siempre va a haber alguien que haga la cosa X mejor que tú, y también habrá alguien que haga X peor que tú.

5) No permitas que tus hijos hagan cosas que detestes.

“Disciplinar a un niño es un acto de responsabilidad, no es una manifestación de ira ni de venganza por su fechoría”.

6) Antes de criticar a alguien, asegúrate de tener tu vida en perfecto orden.

Deja de culpar siempre a todo el mundo: un poco de introspección y autocrítica no viene nada mal. Haz cosas de las que puedas sentirte orgulloso.

7) Dedica tus esfuerzos a hacer cosas con significado, no aquello que más te convenga.

La búsqueda de un significado en la vida, evitando en lo posible el sufrimiento innecesario. “Apunta hacia arriba. Presta atención. Arregla lo que puedas arreglar. No seas arrogante. Esfuérzate por ser humilde (…) Sé consciente de tus propios defectos…” “Haz el mundo mejor”.

8) Di la verdad, o por lo menos no mientas.

Aprende a decir que no. La mentira no te llevará muy lejos, la verdad te hará madurar y mejorar.

 9) Da por hecho que la persona a la que escuchas puede saber algo que tú no sabes.

La psicoterapia no es dar consejos, es una conversación, “exploración, articulación y creación de estrategias.” Pensar de verdad es escucharse a uno mismo, un diálogo interno. Escuchando a los demás puedes aprender mucho, de ellos y también de ti mismo, y a la vez tu interlocutor puede poner en orden sus ideas.

10) A la hora de hablar, exprésate con precisión.

La claridad de exposición se agradece, evita los discursos farragosos, exprésate con claridad y sencillez. Céntrate en lo que quieras decir y dilo.

11) Deja en paz a los chavales que montan en monopatín.

Existen diferencias biológicas entre hombres y mujeres. Estos chicos están manifestando su proceso de hacerse hombres.

12) Si te encuentras un gato por la calle, acarícialo.

Vivir el momento presente. Ser consciente de que somos limitados. Aprender a convivir con las desgracias y la incertidumbre.

Psicología, sociología, misticismo, neurociencia, literatura, anécdotas personales… todo se interrelaciona, todo tiene cabida en este libro, magistralmente escrito y del que se puede sacar verdadero provecho.

“12 reglas para vivir: Un antídoto al caos” Jordan B. Peterson, editorial Planeta.